9933 Ernesto Piedras, Carlos Hernández, Impuestos Telecom Afectan el Bienestar

Impuestos Telecom Afectan el Bienestar

Como objetivo de su Política Fiscal, es responsabilidad de los Gobiernos inyectar el flujo de inversión que genere la infraestructura necesaria para el desarrollo, además de implementar medidas que promuevan la inversión por parte del sector privado para contribuir al despliegue y adopción generalizada de nuevas tecnologías y sus servicios, determinantes esenciales del crecimiento económico de toda nación.

Sin embargo, al analizar la Política Fiscal actual de Telecomunicaciones en México, es posible afirmar que los impuestos especiales al sector de las telecomunicaciones son perjudiciales en todos los sentidos. Al elevar los gravámenes en un sector que genera importantes inversiones, empleos, tanto directos como indirectos y; además, eleva la productividad de los usuarios, simplemente se contradicen los objetivos mismos de la política fiscal.

 

¿Servicios de las TIC, de Lujo?

En cada país existen bienes y servicios considerados básicos porque son fundamentales en la vida diaria de las personas, por ello se les busca brindar un tratamiento preferencial de fomento y estímulo. Así, los servicios de telecomunicaciones son considerados como básicos para el desarrollo nacional en todos los países y no tomarlos en cuenta como tales aumentaría la brecha digital en el país.

Sin embargo, en el caso nacional, la autoridad fiscal ha clasificado únicamente a los servicios de telefonía fija como servicio básico, mientras que los servicios móviles por su parte han cargado en los últimos años con el gravamen del IEPS, adicional a la escalera fiscal del ISR, IVA, etc. Es erróneo pensar que las telecomunicaciones son un bien de lujo, cuando en la realidad observamos un creciente uso de estos servicios para todos los NSE, elevando al mismo tiempo su capacidad productiva.

 

Impacto Sobre los Ingresos de la Industria

Como consecuencia de los impuestos especiales al sector, se calcula un impacto negativo a la tasa de crecimiento de las telecomunicaciones en su conjunto, además de que la transferencia de excedentes del consumidor se dirige al gobierno, por la vía de la operación de las empresas de telecomunicaciones. Así, los impuestos a las telecom que entraron en vigor en enero de 2010 han afectado el crecimiento de la industria, ocasionando una pérdida promedio de 3,194 millones de pesos al año.

Esta disminución en los ingresos se traduce en una merma de 3.23% de los ingresos de las telecomunicaciones, lo que representa un impacto negativo al aparato productivo nacional, además que refleja una recaudación menor a la esperada por este concepto.

 

Impacto sobre la Penetración

Es importante mencionar que los impuestos en este segmento gravan a quien más utiliza los servicios de telecomunicaciones, lo cual no es equivalente a que paguen más los que disponen de mayor ingreso. Por el contrario, son los usuarios con menores ingresos que terminan pagando más en proporción a su ingreso disponible. Además, el incremento de impuestos tiene un bajo impacto recaudatorio y restringe en mayor proporción la adopción de estos servicios en los segmentos más desfavorecidos de la población debido a su efecto regresivo, limitando el acceso a las personas de ingresos más bajos.

Uno de los efectos más preocupantes de la implementación del impuesto es la merma en penetración que genera. Actualmente, el país debería contar con más de 100 millones de líneas, casi 4 millones más de los 96.6 millones actuales. Ese diferencial corresponde principalmente a niveles socioeconómicos bajos, que en presencia de impuestos especiales que encarecen y elevan la barrera de entrada al mercado, quedan desfavorecidos en la adopción de servicios convergentes, contribuyendo al aumento en la brecha digital, tanto al interior del país como en términos internacionales.

Además, como consecuencia directa del aumento en precios derivado de una mayor carga impositiva, la cantidad de minutos de voz, así como los mensajes cortos (SMS) se han reducido. Todos estos efectos negativos se dan a causa de la regresividad de los impuestos, que afectan directamente la demanda a través del efecto precio y elasticidad de los servicios, impactando negativamente la productividad nacional.

Por estas razones no dejamos de insistir en la eliminación de los impuestos especiales a las telecomunicaciones, ya que su impacto negativo afecta el crecimiento económico del país en todos los sentidos, desde los consumidores hasta las empresas por igual. Por ende, es meritorio que el nuevo gobierno reconsidere su postura al respecto, enfocándose en el impulso de la inversión que genere la infraestructura necesaria para el desarrollo y la competencia que las telecomunicaciones mexicanas necesitan.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s